FIBRA ÓPTICA PMMA LIBERTAD ILIMITADA PARA LOS DISEÑADORES

 

 

El uso de la fibra óptica, proporciona una iluminación segura, atractiva, eficiente y discreta. Un innovador sistema que sin duda brinda al profesional una gama ilimitada de aplicaciones y oportunidades de alumbrado altamente creativas. Este sistema abre la puerta cada vez más, a interesantes aplicaciones de iluminación, soluciones futuristas que sólo pueden llevarse a cabo con fibra óptica. Ahora los diseñadores disponen de una total libertad creativa, para llevar a cabo proyectos que antes solo podían imaginar en sueños.

 

 

 

 

La seguridad del sistema es, tal vez la primera característica a destacar. El proyector es el único componente que precisa de alimentación eléctrica. Los cables de fibra óptica son por si mismos seguros incluso dentro del agua o en zonas de riesgo de inflamación o explosión

Mediante el uso de fibras ópticas de PMMA (polimetilmetacrilato), prácticamente no existen puntos inaccesibles para ser iluminados, en cuanto al mantenimiento, es realmente fácil: basta una sola lámpara, para iluminar muchos puntos de alumbrado. Por otro lado, la fuente de luz puede ser escondida en cualquier rincón, y en posición adecuada. y, por supuesto, otra cualidad a tener en cuenta es la estética, con la fibra óptica no hay aparatos de alumbrado a la vista, y los terminales ópticos son tan discretos que prácticamente lodo lo que se ve es el efecto del alumbrado.

El interés en las nuevas tecnologías de iluminación es patente, tanto en interiorismo y arquitectura como en ingeniería. Dentro de este campo la fibra óptica ocupa un puesto privilegiado, ya que solo con esta técnica se consigue llevar la luz donde antes era inviable. Imaginar poder iluminar una rosa de chocolate a 10 cm de distancia sin derretirla, o iluminar una vitrina con objetos de arte sin perjudicarlos con los dañinos rayos UV e IF, con apliques diminutos que se esconden en cualquier sitio. Poder iluminar una piscina, sin riesgo al choque eléctrico es posible, ya que la fibra óptica no conduce ni calor ni electricidad. O bien poder iluminar una sala de exploración médica , sin aportar a la misma las interferencias radioeléctricas de las lámparas y tubos de descarga.

Su moderado consumo y su mantenimiento sencillo convierten a la fibra óptica en el sistema más adecuado para iluminar zonas de difícil acceso o áreas con ambientes agresivos (muy fríos, muy húmedos, salinos, de alumbrado público, de fuentes y piscinas, letreros luminosos, etc).